Diferencia entre revisiones de «Sobreimpresiones»

De filatelia.uy
Saltar a: navegación, buscar
(Sobreimpresiones coloniales)
Línea 112: Línea 112:
 
</gallery>
 
</gallery>
  
 +
[[Archivo:Quionga (Africa Oriental Portuguesa, administracion de Portugal, Primera Republica).jpg|thumb|border|right|Sello genérico colonial del Reino de Portugal (originalmente sobrecargado para su uso en la colonia de Lorenzo Márquez) con triple sobreimpresión: de retasación, para ser usado en el Triángulo de Quionga y por la Primera República.]]
 
== Sobreimpresiones privadas ==
 
== Sobreimpresiones privadas ==
  

Revisión del 06:55 6 dic 2017

Doble sobreimpresión de un sello del Imperio Alemán, para ser utilizado en la la Ciudad Libre de Danzig y por retasación.

Una sobreimpresión, sobrecarga o sobremarcado, es una capa adicional de texto o gráficos añadidos a la cara de un sello postal después que el mismo ya ha sido impreso. Este tipo de marcas son utilizadas por las entidades postales con fines de retasar el valor original, reutilizar las estampillas para otros fines (por ejemplo con fines impositivos), el uso de las mismas para una región, país o por parte de otra administración diferente a la que fue emitido, conmemoraciones especiales, etc.

Recargos

El término "recargo" en la filatelia describe cualquier tipo de sobreimpresión que altera el precio de un sello. Los recargos aumentan o disminuyen el valor nominal de las estampillas existentes cuando los precios han cambiado demasiado rápido para producir una nueva emisión apropiada, o simplemente para agotar existencias excedentes.

Cualquier sobreimpresión que reafirme el valor nominal de un sello en una nueva moneda también se describe como un recargo. Algunos sistemas postales han recurrido a recargos al convertirse a un nuevo sistema monetario nacional, por ejemplo en Uruguay en 1975 cuando se adoptó como unidad monetaria el "Nuevo Peso".

En ocaciones, los sellos han sido sobreimpresos varias veces. Un famoso ejemplo de recargos repetidos sucedió durante la hiperinflación alemana de 1921 a 1923. Los precios subieron tan rápido y dramáticamente que los sellos postales que costaban cinco o diez pfennigs en 1920 se sobreimprimieron para la venta en los valores de miles, millones y finalmente miles de millones de marcos.

Sobreimpresiones conmemorativas o por eventos

Las sobreimpresiones a menudo se han usado como conmemoraciones o difusión de eventos especiales, proporcionando una alternativa más rápida y de menor costo para diseñar y emitir estampillas o sellos postales especiales.

Sobreimpresiones por cambio de función

Los sellos regulares también se sobreimprimen para indicar su uso en una función especial o combinación de funciones; destinado a correo aéreo, correo oficial, periódicos, franqueo debido, entrega especial, telégrafos, etc., o incluso motivos fiscales regulares o especiales (como sobretazas postales en tiempos de guerra).

Sobreimpresiones coloniales

Algunas naciones sobreimprimieron sellos para usar en sus colonias principalmente por las mismas razones que para su uso doméstico. Debido a una planificación deficiente, problemas de suministro, cambios postales más rápidos que lo anticipado, cambios en la moneda u otras razones, por ejemplo cuando se agotaban las estampillas regulares y se tenía que satisfacer la demanda.

Asimismo, algunas sobreimpresiones se usaron para establecer la primera etapa del servicio postal en una nueva posesión territorial o colonia. De manera similar, estampillas nacionales de un determinado país pueden ser sobreimpresas para su uso en oficinas postales extraterritoriales bajo el control del mismo.

Sobreimpresiones de administraciones de transición

Los nuevos estados o administraciones provisionales a veces han encontrado necesario recircular las existencias de sellos impresos por un gobierno o régimen anterior. Algunas etapas históricas pueden deducirse del estudio de tales sellos. Por ejemplo existen sobreimpresiones transitorias que se funden perfectamente con los diseños predecesores, mientras que otras intentan ocultar totalmente o incluso desfigurar las marcas anteriores. Por ejemplo, en varias naciones europeas entre 1944 y 1945, los sellos regulares de la Alemania nazi fueron sobreimpresos para los gobiernos provisionales, y muchas veces los que representaban a Adolf Hitler fueron sobreimpresos, borrando su rostro.

Sobreimpresiones en tiempos de guerra

Durante los tiempos de guerra, muchas naciones han emitido estampillas de impuestos de guerra. Antes de que pudieran imprimirse los sellos nuevos, los sellos más antiguos con frecuencia se sobreimprimían con recargos o una simple inscripción como "impuesto de guerra".

Además, durante los combates, la reposición de las existencias de sellos generalmente es difícil, y no constituye una de las prioridades de un ejército, por lo que en los frentes de batalla u zonas ocupadas, las estampillas locales capturadas a menudo son sobreimpresas por las fuerzas de ocupación.

Por otra parte, también es común que las fuerzas beligerantes distribuyan entre sus combatientes, estampillas para el exclusivo uso de los mismos, en cuyo caso en general mediante una sobreimpresión se indica ese carácter.

Precancelados

Cualquier sello que sea cancelado por una sobreimpresión por las autoridades postales antes de que se venda se denomina "precancelado". Por lo general, esto sólo se hace cuando los sellos se venden en grandes cantidades a granel a empresas u otras grandes organizaciones. Las sobreimpresiones también ayudan a evitar el robo o el uso indebido porque suelen incluir el nombre de la ciudad o región en la que se utilizarán. A diferencia de las marcas de cancelación estándar, por lo general no cuentan con dataciones, lo que le da al comprador mayor tiempo para usarlas a su discreción. Sin embargo, en algunas situaciones, se pueden incluir meses o años en la sobreimpresión para indicar au caducidad.

Sello genérico colonial del Reino de Portugal (originalmente sobrecargado para su uso en la colonia de Lorenzo Márquez) con triple sobreimpresión: de retasación, para ser usado en el Triángulo de Quionga y por la Primera República.

Sobreimpresiones privadas

Cualquier sobreimpresión que no proceda de una autoridad emisora ​​de sellos se considera una sobreimpresión privada o una cancelación privada. Tales sobreimpresiones casi siempre invalidan un sello para uso postal.

Las sobreimpresiones privadas generalmente permanecen fuera del ámbito formal de la filatelia, a veces pueden lograr notoriedad a través de su popularidad o atractivo estético. Las sobreimpresiones privadas son típicamente mensajes políticos o promoción comercial, pero también pueden originarse a partir de fines filatélicos especulativos producidos deliberadamente con el fin de venderlos a coleccionistas desprevenidos.

Los sellos propiedad de entidades comerciales a veces han sido impresos en forma privada sobre el dorso de sus sellos comprados. Estas sobreimpresiones generalmente se hacen como marcas de control o información contable. Tal sobreimpresión no invalida un sello a menos que se vea en el frente.

Sobreimpresiones de muestras

Algunas estampillas son emitidas con otro fines distintos a ser válidas para uso postal, por ejemplo para ser utilizadas con fines promocionales o como material de referencia por las autoridades postales. En estos casos, los sellos muestran palabras como "espécimen" (o "cancelado"). Ocasionalmente, la palabra puede ser manuscrita únicamente por una autoridad postal o, mucho más elaboradamente, perforada en un método conocido como "perfins". Con mucha frecuencia, sin embargo, las marcas de especímenes se aplican como una sobreimpresión prominente.